rosconreyes-featured-750x410

receta de roscón de reyes con regalo

Hace dos años nos dio por hacer roscón. Nuestra primera Navidad fuera de España. No podíamos decir que era Navidad sin un trocito de roscón con nata. El primer intento no fue espectacular, acabamos con un roscón sabroso.

Quien pudo probarlo, claro, porque ese mismo día me puse de parto y me quedé con las ganas de hincarle el diente. ¡Con el antojo tan malo que tenía de roscón!

Dos días después llegábamos del hospital con el regalito del roscón en los brazos: Abril. Cada año celebramos el cumple de mi niña con roscón y le cantamos “Cumpeaaaanos leliiiiiii” como a ella le gusta. Así que no puedo dejar de pensar en ella cada vez que hago esta receta.

Esta receta de roscón es de pequerecetas, ligeramente adaptada. Conseguir una masa jugosa requiere una masa bastante húmeda y, por otro lado, no sobretrabajarla en exceso. Así, tienes que estar preparado a trabajar con la masa pegajosa, húmeda. El roscón se puede rellenar de distintos sabores. Este es de nata, pero podrías rellenarlo de crema o de chocolate.

receta de roscón de reyes relleno de nata

roscón de reyes relleno de nata y con regalito
trocito de roscón de reyes con relleno de nata

roscón de reyes
Raciones 32
Dar valoración
Imprimir
Preparación
45 min
Cocción
20 min
Total
1 hr 5 min
Preparación
45 min
Cocción
20 min
Total
1 hr 5 min
Ingredientes
  1. 650 gr de harina de panadero (harina de fuerza),
  2. 160 gr de azúcar,
  3. 150 gr de mantequilla derretida,
  4. 3 huevos y 1 yema,
  5. 1 cucharada de agua de azahar (se puede reemplazar por 2 cucharadas de zumo de naranja)
  6. Piel rayada de 1 naranja grande,
  7. Piel rayada de 1 limón grande,
  8. 1 pizca de sal
  9. Para la masa madre
  10. 250 gr de leche tibia (38º),
  11. 25 gr de levadura fresca
  12. Para el relleno y decoración
  13. 1 litro de nata,
  14. Fruta confitada al gusto,
  15. 3 cucharadas de azúcar glas,
  16. 1 haba seca,
  17. 1 regalito pequeño
Cómo se hace
  1. En un bol mediano, se desmenuza la levadura fresca en 3 cucharadas de harina.
  2. Calentamos los 250 ml de leche, hasta que esté tibia, unos 37-38 grados.
  3. Incorporamos la leche tibia al bol con la harina y la levadura, removemos bien y tapamos. Se deja fermentar durante 15-20min. Sabremos si ha fermentado bien si cuando lo abramos al tiempo indicado, tiene un olor bastante particular, entre agrio y fuerte y ha adquirido una textura espumosa.
  4. Derretimos la mantequilla en un cacillo a fuego lento, apartando antes de que esté derretida totalmente y dejando que el calor residual termine de derretirla. Se deja que tome temperatura ambiente.
  5. En otro bol, mezclamos la harina tamizada con el azúcar y la pizca de sal. Incorporamos la rayadura de naranja y limón y el agua de azahar.
  6. Batimos dos huevos y una yema y mezclamos bien en el bol con el resto de masa. Añadimos la mantequilla derretida (temperatura ambiente) y por último, la masa fermentada. Integramos bien ayudándonos de una cuchara de madera hasta que la masa sea manejable.
  7. A continuación, espolvereamos una superficie lisa con un poco de harina, transferimos la masa y comenzamos a amasar. Amasamos durante 15 minutos, estirando bien la masa para que se desarrolle la levadura.
  8. Tras estos 15 minutos, cuando la masa empieza a despegarse (añadimos un poco de harina, muy poca, si es necesario) transferimos la masa hecha una bola a un bol grande untado ligeramente con aceite. Tapamos herméticamente con cling film, plástico de cocina. Dejamos levar hasta que doble su volumen.
  9. Una vez levado al doble de volumen, sacamos del bol y estiramos suavemente la masa para eliminar el exceso de aire. Dividimos la masa en dos bolas de igual tamaño. Estas dos porciones dan para dos roscones de tamaño mediano.
  10. Disponemos cada bola sobre papel de horno. Abrimos un agujero en medio de cada porción y estiramos hasta tener la forma del rosco. El agujero del rosco tiene que ser amplio, porque al levar otra vez y después hornear, podría llegar a cerrarse. Se puede poner un tazón untado en aceite para que no se nos una. Tapamos toda la superficie del roscón con plástico de cocina untado en aceite suave y dejamos reposar hasta que leve otra vez. Yo lo dejo dentro del horno para que no le afecte ninguna corriente durante una hora.
  11. Transcurridos unos 40 minutos, precalentamos el horno a 200 grados.
  12. Una vez levado durante esa hora (se infla más), lo pintaremos con huevo batido y colocaremos encima la fruta escarchada y demás decoración al gusto. Tenemos que ser rápidos en este proceso, porque la masa puede empezar a perder levado.
  13. Bajamos la temperatura del horno a 170 grados (con ventilador), 180 normal. Introducimos nuestro rosco en la parte media del horno y horneamos durante 15 - 20 minutos. El rosco adquirirá un tono bronceado. Transcurrido este tiempo, pinchamos con un palillo largo desde un lateral y si sale limpio, nuestro bollo está bien cocido. Sacamos y dejamos enfriar en una rejilla. Si no, dejamos unos minutillos más. Yo horneo los roscos uno después de otro, pero también podemos congelar uno de ellos tras el último levado.
  14. Montamos la nata, que tiene que estar bien fría, con un par de cucharadas de azúcar glas.
  15. Para rellenarlo, abrimos el roscón en dos partes, la base y la parte que hace de tapa. Hincamos el cuchillo desde un lateral hasta el agujero en el centro. Vamos cortando con suavidad, intentando que ambos lados queden igual de alto. Recubrimos la base con nuestra nata montada, bien con una paleta o una manga pastelera.
  16. Envolvemos nuestro regalo y nuestra haba en plastico y los introducimos en la nata.
  17. Colocamos la tapa, presionando ligeramente la capa de nata.
  18. Por último espolvoreamos con azúcar glas nuestro roscón.
Mis truquitos
  1. Es importante que la leche tenga algo de temperatura para que active la levadura. Si por el contrario está muy caliente, matará el efecto de la levadura. Si no tenemos termómetro de cocina, un truco sencillo es meter un dedo (limpio!) y sentir al tacto de la piel que está a temperatura corporal, ni fría ni caliente.
  2. El tiempo de levado dependerá de las condiciones de temperatura de cada cocina. A mi me tardó alrededor de dos horas. Las corrientes de aire también pueden afectar al levado de tu masa. Puedes meter el bol en el horno apagado para evitar exponer tu masa al flujo de estas corrientes.
¡dale candela, María! http://www.dalecandelamaria.com/recetas/
 roscón de reyes

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>